miércoles, abril 16, 2008

ENCUENTROS INTERGENERACIONALES Y OTROS SALTOS AL VACÍO


El otro día Ewan McGregor me pidió fuego. Bueno, no era él pero se le parecía un montón, sólo que más "apestosillo". Con una especie de caleborroka-koleta y agujeros por doquier. Aún así, qué bueno que estaba. Como no fumo, no pude sacar con parsimonia mi mechero del bolso, acercarlo al pitillo suspendido en la comisura de sus labios y dejar que él parapetara el viento con sus manos anchas, quizás rozando las mías para luego mirarme directamente a los ojos y decirme mientras exhalaba el humo hacia las nubes: "Gracias. ¿Vamos a tomar algo?".
Lo que pasó en realidad es que negué con la cabeza, y antes de que pudiera esbozar mi mejor sonrisa, Ewan ya estaba buscando a otro candidato que le ayudara a aplacar su ansiedad.
Sí, soy peliculera, lo sé. Me imagino un mundo donde las personas no tartamudeamos ni repetimos los mismos chistes ni nos pisamos al hablar, como en las comedias y en las series de televisión. Donde al momento se te ocurre una respuesta más ingeniosa aún que las de Veronica Mars o más rápida que las de los protas de Pushing Daisies. Un mundo en el que los estados de enamoramiento duraran algo más que un par de semanas.
A Néstor le desborda la vitalidad. De todo tipo, también ésa. Pero es un chico de costumbres. Su vida está planificada hasta el 2034. Los sábados, deporte de alto riesgo. Los domingos, escalada. Los lunes y demases, trabajo, los miércoles noche, cena con los amigos. A mi me ha reservado los jueves, que es un buen día.
Por lo demás, es estimulante tener a alguien tan energético al lado. Y agotador. En todos los sentidos. Con él me siento como una "old teenager", término que acuñó mi querido amigo Pep y que estos días me pega un montón. He estado a punto de comprarme unas Victoria, pero no he sucumbido al arrebato Peter Pan.
Yo le hablo de Six Feet Under y le invito a cenar a sitios caros que él no conoce y él me cuenta cómo es caer al vacío, me habla de las constelaciones y su influencia en el ascendente y enumera las bondades del botellón. Luego nos vamos a practicar sexo y fabula con el día en el que podrá irse de casa de sus padres. Una monada.

En el despacho disimulamos, lo que convierte la jornada laboral en algo divertido y estresante al mismo tiempo. A él le daba cosa que Ricardo, su jefe, lo supiera. A mi me da bastante igual, porque no tengo que dar explicaciones a nadie, pero el hecho de que yo cumpla dentro de poco 31 y que él tenga 24 añitos me temo que supondría aclarar más cosas de la cuenta. Además, tampoco creo que esto sea algo muy serio, sinceramente.
Y mientras me dedico a las relaciones intergeneracionales, se me pasan los días, y las semanas. Pero no las preguntas sin respuestas. Como ésta.
¿Por qué me cuesta tanto enamorarme?

10 comentarios:

HopsHops dijo...

Creo que en anteriores post y sus susodichas respuestas no he sido suficientemente claro...
Ponga un calamar en su vida.
Y olvídese de todo. La vida será rosa, azul, verde o del color que le dé la gana. Se sentirá en una nube. Y reirá más que todos los participantes de Woodstock juntos.

mila dijo...

Señor Hopshops,
No le entiendo muy bien con lo del calamar. De todas maneras, me da a mi que los calamares tienen demasiadas patas o tentáculos. Y eso no es bueno.
¿Qué calamar me aconseja que no tenga algo de pulpo?

djflow dijo...

Me encanta lo de "old teenager". Lo adopto.

HopsHops dijo...

Después de tanto tiempo hablando de las excelencias de los calamares, ¿ahora me pregunta por ellos? Vaya por Dios, ésto es mas grave de lo que me pensaba.

Grooveman dijo...

chica, pues no sé si tienes mucha, poca o ninguna capacidad para enamorarte, lo que sí te puedo decir es que eres una maestra generando interés a los lectores de tu blog...

Ya estoy esperando la siguiente entrega (ésta se hizo esperar).

Saludos y lo mejor es dejarse llevar...( a mí siempre me funcionó)

Abogada en Bcn dijo...

Mila, bonitas piernas!!! ;) Te confieso que ÁLVARO, mi futuro, sí sucumbió y desde hace 2 semanas tenemos unas victorias verde militar en casa. Y yo creo que voy a caer también... Me recuerdan taaaanto a mi adolescencia!

Abogada en Bcn dijo...

Estas botas nuevas de mi foto son como de astronauta, no? Tope Antonia Font! Petonets maca!!!!

PD: Por cierto, estuvistes en el Liceu?

pikonasso dijo...

Yo también me quedo con lo de Old Teenager...
Y también con tus preguntas sin respuestas...

ScullyMD dijo...

Adoptamos old teenager!!! Y eso de no llevar mechero aunque no fumes... craso error

Ángel dijo...

Mmmmm... ¿Pies cavos? Por lo demás, cuando yo tenía 25 salí con una de 33 y no hubo ningún problema hasta que surgen, como el enamoramiento mismo. Cuídese, que ya es una adolescente entrada en años.