martes, enero 29, 2008

EL DEPENDIENTE DE VIDEOCLUB QUE TARAREABA CANCIONES DE PUNK ROCK

Vaya por delante que mi videoclub no es ni "La Papaya Verde" ni "El séptimo sello tapes" ni nada por el estilo. Lo digo para tod@s aquell@s que os habéis hecho ya un romántico retrato robot del dependiente como un friki cinéfilo lleno de encanto y contrastada sapiencia fílmica. Mi videoclub es uno de esos locales espantosos donde hay cincuenta copias de la peli de estreno de turno que desafían el buen gusto exhibiendo el careto de Nicholas Cage y contribuyendo aún más a que la tarde de domingo sea deprimente, y una sola copia de una peli "menor", (ya no digo de culto, que de ésas no uso), lo que motiva verdaderas peleas en el barro para conseguirla. En mi vecindario de clase obrera los gustos van más por ahí, aiguess.
Sin embargo, el dueño es un tipo encantador y simpaticote que siempre me recomienda películas que no tengo ningún interés en alquilar. Desde hace algunos meses hay un dependiente nuevo por las tardes y los fines de semana. La primera vez que lo vi pensé que había puesto un anuncio en Mondo Sonoro en vez de en Infojobs, porque el chico parecía una estrella del pop-rock: flequillo, chapitas, pitillos, Vans y camisetas de rayas. Ese día comprobé con agrado dos cosas: que era muy mono y que en vez de la bazofia que ponen en la radio fórmula que el dueño tiene sintonizada a todo trapo, en el videoclub sonaba un cedé de los Ramones. Le devolví la película, me llevé otra y nada más.
A partir de ese día, cada vez que volvía y estaba él, constataba su buen gusto musical. Una tarde, sin embargo y para mi consternación, no era así. Y me salió del alma:
–– ¿Shakira? ¿Has cambiado a los Sex Pistols por Shakira?
–– ¡Calla, calla!––me contestó; y juraría que se sonrojó un poco––; se ha estropeado el cedé y sólo va la radio... Pero es una mierda.
Y la apagó.
Desde entonces las conversaciones fueron haciéndose un poquito más largas, nada espectacular. Un día me decía cosas como "Esta película está muy bien. Son historias cortas en París". Y yo miraba la carátula de "Paris je t'aime" donde pone "Historias de amor en la ciudad más romántica del mundo" y pensaba "pues sí, debe ir de eso" pero sólo le sonreía.

El gran salto cualitativo fue cuando por casualidad entré con las baquetas de batería asomando de mi bolso. Venía de mi clase de los viernes y me las había regalado mi profe. Sus ojos se abrieron tanto que sobrepasaron la montura de sus gafas de pasta:
––¿Tocas la batería?
Por aquel entonces yo llevaba cuatro clases escasas, así que tocar, tocar, no se puede decir que tocara mucho (paréntesis: ahora mi técnica baterística ha mejorado, lo cuál me hace muy feliz y muy molesta para los vecinos cuando practico en el taburete del lavabo, cierro paréntesis).
––Bueno, estoy aprendiendo. Acabo de empezar...
––Yo toco el bajo...
"Mierda––pensé–– Otro bajista. ¡Vaya suerte!" Estuve a punto de preguntarle si se llamaba Marc, pero me dio palo darle explicaciones del tipo "mi último novio se llamaba Marc, tocaba el bajo y vestía igual que tú".
Desde entonces siempre tenemos alguna breve conversación musical, hablamos de lo que suena, de lo que nos gusta, y lo hacemos de forma cómplice; como si el hecho de hablar de música en un videoclub nos convirtiera en una raza aparte.
Pero lo que hizo que pensara en él como en un futurible ocurrió hace unos días. Como se me había acabado el repertorio peliculero, encontré una excusa perfecta para acudir día sí día también al videoclub: la primera temporada de Prision Break, serie que no vi en su día. Al darle la carátula él se dirigió al ordenador y al mismo tiempo que me preguntaba: ¿apellido? yo ya le estaba cantando el número de socia, que no sé por qué me lo había aprendido el primer día: 1422.
Se quedó unos segundos parado, y justo cuando tecleaba el número añadí:
––C3PO de nombre.
Se rió un montón. Yo me reí con él. Y entonces dijo,
––A mi no me engañas. Ya sé cómo te llamas.
Y me dio el dvd.
Desde entonces, cada vez que entro en el videoclub me sonríe y me dice, "Hola Mila".


22 comentarios:

pikonasso dijo...

¿¿¿Escuchando Los Ramones??? Esta claro ¿No? Vamos es que no sé como alguien puede tener la más ligera duda...

pikonasso dijo...

Hey ho! Let´s go! que se me olvidaba

Juanjo dijo...

Bueno, de momento no te ha comparado con la abuelita de la fabada, y no parece muy pop.
Cuando vengáis a tocar por aquí lo dices.

Besos.

Jordi dijo...

Voto por él.
Aunque según las Curiosidades del Mundo del Rock de Mauro Entralgo, el bajista de un grupo es el miembro con menos personalidad.
Menos en Primus, supongo.

Luisru dijo...

Esto promete¡¡¡ Creo que es el pretendiente más majete de todos los que han pasado por este blog.

Boomings dijo...

Qué majo el chaval! Aunque le doy un minipunto negativo por tener cierto aire a tu ex... aunque de eso no tenga la culpa.
Me parecen buenos candidatos los 2... no pueden ser los 2??? ;-)
Un abrazo

Ángel dijo...

No sé, Mila. El becario puede ser un rollo un poco endogámico y el peliculero, que lleva el uniforme indie que a mí ya sabes que no, parece que coincide más contigo en lo personal que en los preofesional.

Los dos parecen buena gente, espabilados y, sobre todo, divertidos, ¿no? Otra vez la duda, qué putada. Por cierto, jugada maestra la de C3PO. Ingeniosa e inmediata.

mila dijo...

Pikonasso! Has cambiado un cerdo por Ángela Channing! Què fort!
Sí, escucha a los Ramones pero viste raro, entre indie y mod; o sea que o tiene un cacao enorme o es un chico de gustos definidos.
Juanjo, no sé donde toca, igual sólo en su casa como yo. Si tiene grupo ya me lo habría dicho, me imagino. Mmm, se lo puedo preguntar el próximo día...
Jordi! Tengo ese cómic! Aunque según él, el batería es el más brutote y yo tengo menos fuerza que una spicegirl a dieta...
LuisRu: promete, eh? Eh que sí? Y eso que cuando digo que es mono en realidad debería decir "peculiar"...
Boomings: Sí que pueden ser los dos. Y tanto. La cosa está en si lo conseguiré (que una no es Giselle Bunchen) Entendedme, sería una especie de test; como probarse dos tejanos que te gustan a ver con cuáles te quedas...
Ángel: espabilaos. Ahí has dado en el clavo: que sean espabilaos. Que hay cada hombre-seta por el mundo...
Nada, gente, que voy a tener que buscar nuevos elementos de juicio.
De momento estoy averiguando más cosas de Néstor (candidato 1) porque lo veo más. Pero todas de momento positivas :-)

ScullyMD dijo...

Mmmm... la verdad es que te encuentras con especímenes muy interesantes en tus idas y venidas por el mundo de los AFs... me encanta la palabra 'futurible'!!!
Aún no sabes por cuál te decantas? Andaaaa, adelántanos un poco cual va a caer, uyuyuyuyuyyyyyyyy... ups, que ahora que se va a acabar el tomate esto va a pasar a estar demodé.

tootels dijo...

hombre gusto no le falta... si una persona escucha los Ramones gana automáticamente diez puntos en mi escala... no se en la tuya...
c3po??? estás fatal niña... pero fatal!!

Abogada en Bcn dijo...

ja ajajjaj qué bueno Mila! A por él!

Pablo Gamo dijo...

Me ha gustado este post.
Qué importante es acertar con el título! :-p

Salutes

Hans dijo...

Insisto, un ramoniano siempre tendrá mi apoyo. En cuanto a la empanada mental-estética de tanto mediomod-medioindie de los últimos tiempos... no es nada extraña. BTW, un mod jamás se pondría unas converse. Pero vamos, ni borracho.
Los bajistas suelen ser el tipo alto un poco tímido de ahí al fondo, y de ahí que pillen mucho, como es bien sabido. los baterías (o las baterías, por cierto: ve tomando nota) acaban, invariablemente, tocando otro instrumento además.

Vencido dijo...

De hecho, el que más roscos se comía en los Stones era Bill Wyman. Ni Mick, ni Keith, ni hostias. Así que, ojito con los bajistas. Pero este mola más que tus otros pretendientes. No onstante, he de advertirte que una amiga también tuvo un breve flirt con un dependiente de video club y fue un sonoro fracaso. No tiene por qué tener nada que ver pero como ha pasado hace bien poco no he podido evitar acordarme. Y también porque mi amiga es de las tuyas, o sea, es lanzada y sin complejos.

Joder, iba a hacer un chiste con que mola más Shakira que los Pistols, pero no me sale, no tengo valor para jugar con las cosas de comer. Ahora, lo que está claro es que los Ramones no son nadie al lado de los Pistols.

¡Mucha suerte!

Hans dijo...

Ehm... depende para qué, la verdad es que Shakira mola mucho más que los Pistols. :D

mila dijo...

¿Para qué? ¿Para recordar que la vida no tiene sentido?
Aunque es verdad que con los Pistols también entran ganas a veces de suicidarse y más escatológicamente...

Grooveman dijo...

ejem...
¿algún problema con los bajistas?

mila dijo...

No, grooveman; con los bajistas en general no, al contrario; sólo con alguno en particular...

Grooveman dijo...

ah bueno...
me pareció...
Ya sabes que los bajistas son los mejores amigos de los/las baterías.
Para que una buena sección rítmica funcione no hay nada como que el bajo y la batería vayan bien empastados, acoplados, unidos...

mila dijo...

Ya pillo, ya.
Pues nada, habrá que ensayar...

Joxin dijo...

Eres una flecha escribiendo, agil y al tema. Podrías ser una buena guionista.

hasta luego....

Sophie dijo...

uy, pues no sé,eh???La verdad es q los dos tienen buena pinta.ya veremos como se desarrollan los hechos...

;)