martes, enero 22, 2008

IT'S RAINING MEN

Empezó el 2008 y mi panorama amoroso era desolador. No pude evitar hacer recuento de los fracasos del año pasado, con Mario y Marc encabezando la lista y con algunos secundarios de relleno rubricándola, y me vi en el mismo punto de partida que hacía exactamente 365 días.
––Ala, aquí estamos otra vez, Mila. Prueba–error. Prueba–error. Y mientras, a dos velas.
Al señor Maravillas, ni le mento. El proyecto de trabajo conjunto quedaba en stand by por los siglos de los siglos y con ello, mis esperanzas de arrimarme a él.
––¿Y ahora qué hago yo? Quedaba claro que sólo cabía una respuesta: abrir bien los ojos.

El mundo está lleno de AF's, así que decidí ir a buscarlos. Y no han tardado mucho en aparecer, no. Claro que ya sabéis que no soy demasiado exigente; con que lleven los tejanos escurridos, o un jersey de rayas bonito, o un sombrero andrajoso, o una vespa destartalada, o toquen la guitarra ya flipo. Y sin nada de lo anterior, sólo con que me hagan reír (pero reír de verdad), me vuelvo tonta-tonta.


Al candidato número 1 (con el 2 en el post anterior) le abrí la puerta del despacho un día de diciembre que hacía mucho pero que mucho frío y llovía a cántaros. Yo trabajo de autónoma, pero comparto bonito pero gélido local en el barrio de Gràcia de Barcelona con un estudio de diseño y con una pareja de arquitectos (pareja-pareja). Los del estudio de diseño son 4 fijos y dos en prácticas que generalmente van cambiando cada seis meses.


En general la convivencia es buena y me llevo bastante bien con todo el mundo, aunque cada uno anda a su rollo. A veces vamos todos a desayunar al Costa Dorada, un bar donde Arnau, el dueño anarquista, hace los mejores bocatas de chorizo picante de la zona.


Como llegué la última al despacho, me colocaron al lado de la puerta. Eso significa que me paso los días haciendo de secretaria-recepcionista. Me ha costado lo mío hacerle entender a los mensajeros que "la firmita" no se la echará esta "anda bonita", sino el destinatario del paquete de turno.


Bueno, pues como iba escribiendo, una fría y lluviosa mañana de diciembre estaba yo sola en el despacho bien prontito porque tenía mucho trabajo. Debo decir que los profesionales liberales son de todo menos puntuales, o sea que quizás tampoco era muy prontito, pero el caso es que no había nadie más. Me puse delante del ordenardor, me encasqueté los auriculares, me cubrí las rodillitas con un super chal de lana y enganché el radiador a mi mesa. Recuerdo que escuchaba el Sky, blue sky de Wilco, (que descubrí gracias a Mr. Flow) porque me ayuda a concentrarme. Tecleaba con ahínco en el portátil: "La nueva línea de fotoprotectores ofrece toda nuestra experiencia al servicio de bla bla bla", temblaba viendo las fotos de escuálidas rubias en bikini que adornaban el catálogo en cuestión que estaba redactando y claro, me costó oír que alguien aporreaba enérgicamente a la puerta, porque el timbre no va.


Finalmente oí los golpes; me levanté molesta, porque estaba en plena inspiración marquetiniana y abrí de golpe. Delante de mi, un chico alto, delgado y con el pelo chorreando temblaba como una hojita de cannabis en un balcón de Tarifa.
––Hola ––castañeó ––Vengo a ver a Ricardo.
Le dije que pasara.

La estampa era lamentable. Él iba calado y yo, con el chal sobre los hombros, parecía la vendedora de fósforos. Le indiqué dónde estaba el baño para que se secara un poco y cuando salió se sentó en la silla de espera de la entrada. ¡Daba una penita!
––No tardará–le dije. Y me puse los cascos para seguir a lo mío. Dos días más tarde, entraba como diseñador en prácticas del estudio de mis vecinos.

¿Qué decir de él?
Lo primero, es deducible: joven, bastante joven, aunque quienes me conocéis sabéis que eso nunca me ha importado. Lo segundo es más relevante para lo que nos ocupa: es mono y simpático. Lo tercero es fundamental: me mira de reojo.

Lo he pillado más de una y dos veces. Una tarde al salir del trabajo cogimos el mismo autobús y empezamos a charlar. Luego coincidimos una segunda vez y me di cuenta de que había sido un encuentro sospechoso. O sea, que me esperaba. Eso hizo que me subiera un cosquilleo por la columna vertebral. "Cuando le diga que tengo 30 años, se comprará una Bronton para darme esquinazo", pensé. Pero se limitó a decir: "No los aparentas para nada", y el cosquilleo llegó hasta la nuca.


Poco después, ya a finales de diciembre los del estudio organizaron la cena de Navidad. Me invitaron a ir con ellos. Si no hubiera estado el becario, seguramente habría puesto alguna excusa; pero acepté encantada. Cuando ya estábamos sentados en la mesa, llegó Ricardo.
––Acabo de recibir un mensaje de Néstor y no puede venir. Tiene fiebre.
Néstor es el becario, claro.
"Puta gripe. ¿Y ahora qué hago yo aquí?"–pensé compungida. Cené con la sensación de mala suerte rondándome y antes de que cerrara el metro ya estaba en casa.

El último día antes de las vacaciones, Néstor apareció por el despacho.
––¿Qué tal la cena? ––fue lo primero que me dijo–– Me dio mucha rabia perdérmela...
––Bien... normal... yo me fui pronto. Creo que tus compis hicieron algo más de daño.
––El día que vine por primera vez... ¿te acuerdas?
––¿El día del diluvio universal?
––Ése. Pues supongo que pillé una buena...
Me reí acordándome.
––Parecías un pollito.
––Y tú la abuela de fabada Litoral.
––¿Lo dices por el chal o por la edad?
––Por el chal, claro.
Empezó a caminar hacia su mesa, pero antes me dijo:
––Aunque a ti te queda mejor.

Y éste, queridos y queridas, es uno de mis futuribles presentes.
El otro, el del videoclub, lo dejo para otro día.

11 comentarios:

tootels dijo...

joer niña qué atracción!!! y eso de pillarle mirándote de reojo... las tías sois como el Grissom... de nada sacáis una conclusión y casi siempre correcta, que es lo mejor... suerte con el yogurín!! je je je

Boomings dijo...

Este final te ha quedado de película!!! El candidato 1 no está nada mal... al menos de momento te "da vidilla" cada día, que eso ya es mucho!
Quedo a la espera del relato sobre el candidato 2...
Un abrazo

Jordi dijo...

Mila, conociéndote supongo que podrás con ambos.

No a la vez, por supuesto. Me refiero uno por un lado y otro por otro.

Jordi dijo...

Quisiera aclarar...

No me refería a lados anatómicos.

Me refería a días distintos, quiero decir, practicando una alternancia...

En ningún caso se me ha pasado por la cabeza que los dos, pongamos por caso, estuvieran compartiendo un mismo espacio físico contigo...


No sé si me explico.

Bueno, voy a intentar sacar la pata del cubo y si acaso ya vuelvo luego.

pikonasso dijo...

Pedazo de frase... "como una hoja de cannabis en un balcón de Tarifa"
Esa me la apunto.

Cayetana Altovoltaje dijo...

Sólo tengo cuatro palabras que decirte, querida: SEXO-EN-EL-DESPACHO.
Bueno, una quinta: YA.

Sophie dijo...

uy que mono!!este tiene buena pinta mila!!
QUEREMOS CONOCER AL SIGUIENTE CANDIDATO YAAAAAAAA!!

Juanjo dijo...

El diálogo final no tiene desperdicio. Si no cogiste el chal y lo estrangulaste en ese mismo momento, es porque hay algo, Mila, jajaja.

Grooveman dijo...

Curiosa forma de analizar el comienzo de una (posible) relación futura.

Seguro que si cada nuevo candidato leyera tu blog caería rendido a tus pies...

¿Te has preguntado a ti misma que es lo que buscas en un futurible?. Veamos:

- ¿el amor de tu vida, si es que existe tal concepto?
- ¿alegrarte el cuerpo -y la mente- sin más pretensiones que pasar un buen rato?
- ¿sexo?
- ¿tener una relación estable y duradera y formar una familia?
- ¿he dicho sexo?
- ninguna de estas opciones es correcta...

Yo francamente no sabría qué decir...¿tú?

Por lo demás, sigues cautivando con tu pluma (de escribir).

Saludos.

P.D: me gusta el cambio de imagen, enhorabuena.

ScullyMD dijo...

Me adhiero a Sophie... quiero saber más del candidato de la puerta número 2... de momento este no pinta nada, pero nada mal!!!
Por cierto, ne encanta el nuevo look de tu blog, Mila... y muy bueno el post de AFs al que has enlazado... No te hagas tanto de rogar, please, y deja la real life aparcada un poco para que nos pongas al día!!!!

mila dijo...

Tootels: La verdad es que no soy un lince en eso de sacar conclusiones, pero esas cosas se notan. Seguro que los tíos también lo notáis, y si no es así, será porque lo hacemos de forma más sutil.
Boomings: ya has visto cómo es el candidato número 2. Tengo un dilema!!!
Jordi, sin comentarios. Que tú solito te metes en unos embolaos... Por cierto, ya ves que tus dotes de diseño están siendo muy bien valoradas.
Pikonasso, tú eres de por ahí, no? (me refiero a Tarifa),
Cayetana: el sexo en el despacho tendrá que esperar hasta verano porque HACE UN FRÍO DE TRES PARES DE COJONES. Y claro, la pasión y otras cosas se pueden venir abajo... Pero como idea es muy tentadora, y tanto.
Sophie, es mono sí. Y yogurín también.
Juanjo, es que lo de trabajar en publicidad contamina. Otro hubiera recurrido a otros lugares comunes... supongo!
Grooveman, cuántas preguntas y qué pocas respuestas... Nunca busco una relación pensando que tiene que ser el hombre de mi vida. De hecho, podría decir que se ajusta más al punto 2: alegrarme la vida y el cuerpo, un cambio de rutina...
Formar una familia? Si mi gato se murió hace poco! Not ready.
Y por favor, que nunca lean esto; de momento lo controlo (creo) y sólo unos pocos allegados conocen mi diario virtual.
Scullymud, ¿Cómo va todo? Me he propuesto ser más disciplinada, así que me va bien que me lo recuerdes!!!!